La presente información tiene por objeto servir de orientación sobre autocuidados de las mujeres afectadas de cáncer de mama para conseguir una vida saludable, detectar de forma precoz cualquier alteración relacionada con su salud y aprender a convivir con la enfermedad.
El tratamiento del cáncer de mama puede producir secuelas, para evitarlas o reducirlas se precisan una serie de medidas. Estas medidas deben comenzar inmediatamente después de la intervención quirúrgica para prevenir la aparición del linfedema, retracciones de la cicatriz, atrofias musculares y tendinosas, etc..
Entre los efectos secundarios destaca el linfedema. Es una inflamación del brazo y/o de la pared torácica, del lado del mama operada producida por acumulación del líquido que no puede ser drenado debido a la extirpación de los ganglios linfáticos de la axila. No todas las mujeres operadas de cáncer de mama desarrollarán linfedema.
Factores de riesgo para el linfedema son: Mastectomía con extirpación de los ganglios de la axila y radioterapia, junto con la dieta inadecuada y el sobrepeso.
Prevención y cuidados:
  • Mantener el brazo elevado por encima del nivel del corazón, siempre que sea posible
  • Mantener el brazo afectado siempre limpio y bien hidratado. Depilación con crema. Baño y ducha templados. No es conveniente la sauna, ni rayos UVA.
  • Evitar pinchazos, picaduras de insectos (utilizar repelente), limpiar cortes, quemaduras y cualquier tipo de herida con abundante agua y jabón y después utilizar antiséptico y tapar.
  • Usar guantes para trabajar en el jardín, cocina y tareas domésticas con productos abrasivos. Cubrir el brazo afectado al freír, y utilizar manoplas para el horno. Dedal para coser, cuidado al planchar y cuidados de cutículas y al cortar las uñas.
  • No llevar vendajes elásticos, joyas, relojes, en el brazo afectado que corten la circulación, así como ropa ajustada que apriete el pecho, hombro y brazo.
  • Evitar el frío/calor extremo (bolsas de hielo y almohadillas calientes) en el brazo afectado.
  • Utilizar protector solar para proteger hombro y brazo del sol directo, el bronceado deber ser gradual.
  • No realizar trabajo extremadamente vigoroso y prolongado con la extremidad afectada. No realizar deportes bruscos. Evitar ejercer presión sobre el brazo afectado. Llevar el bolso de mano y peso en el brazo no afectado. Los descansos deben ser frecuentes.
  • No tomar en el brazo afectado la tensión arterial, ni extraer sangre. Tampoco deben utilizarse agujas de acupuntura.
  • Medir la circunferencia del brazo a intervalos regulares, según las recomendaciones del médico o fisioterapeuta. Las medidas siempre serán al mismo nivel del brazo, antebrazo y mano. Visitar al médico si las medidas aumentan en cualquiera de los niveles.
  • La alimentación debe ser pobre en sal.
  • Mantener citas regulares de seguimiento con el medico.
  • Revisar el brazo afectado diariamente en busca del cualquier complicación, estando pendiente de los signos de infección:
Sensación de tirantez
Debilidad
Dolor, sensación de pesadez
Hinchazón
Enrojecimiento, o signos de infección
Si aparece cualquiera de estos síntomas consultar al médico
Tratamiento del linfedema
El linfedema puede ser tratado con métodos físicos y con medicamentos y SIEMPRE ha de ser supervisado por un médico especialista. El tratamiento puede constar de varias técnicas:
  • Vendaje compresivo: el vendaje multicapa (superposición de varios vendajes).
  • Prendas compresivas: la manga de compresión. Reduce el edema en casos moderados o mantiene la reducción alcanzada por el vendaje compresivo u otros métodos.
  • Bomba de compresión neumática: Administra presión al brazo afectado con una manga unicameral (la presión se ejerce de forma uniforme), o multicameral, (es capaz de distribuir la presión de forma secuencial).
  • Drenaje linfático manual (DLM): masaje suave sobre la superficie de la piel. El flujo linfático debe ser dirigido de áreas de éxtasis hacia los vasos funcionantes. Hay varias escuelas de drenaje.
  • Fisioterapia descongestiva compleja (FDC) o terapia física compleja: combina varias técnicas como cuidado meticuloso de la piel, drenaje linfático manual, ejercicios físicos junto con la educación sanitaria del paciente.
  • Ejercicios de movilización: como parte integral del proceso de rehabilitación.
  • Fármacos para mejorar la microcirculación y favorecer el intercambio de fluidos.
Por lo general, es necesario tratar a la mujer de forma integral con un equipo multidisciplinar bien coordinado, todos ellos al servicio de la paciente: ginecólogos, oncólogos, medico rehabilitador, radiólogos, fisioterapeutas, matronas, enfermeras, psicólogos, trabajadoras sociales, cirujanos.
www.amigamurcia.com Asociación Amiga Murcia