Prevención

Ya es mucho lo que se sabe sobre los factores de riesgo que incrementan la posibilidad de sufrir un Cáncer de Mama. Y sobre muchos de ellos podemos actuar para disminuir este riesgo. ¿Qué podemos hacer?:
  • Durante el embarazo e infancia: adoptar estilos de vida saludables para disminuir la carga y exposición a sustancias químicas estrogénicas. Así disminuiremos el riesgo de las futuras generaciones.
  • El embarazo y lactancia materna, especialmente cuando el primer embarazo se produce a edades tempranas y la lactancia se prolonga más de un año, actúa como factor protector frente al cáncer de mama. El efecto es acumulativo con los siguientes embarazos.
  • Actividad física. De forma global la actividad física disminuye el riesgo de cáncer de mama. En las mujeres postmenopáusicas el efecto protector es mayor. Adopta un estilo de vida físicamente activo: utiliza la escalera, camina, bicicleta……. Y dedica al ejercicio un mínimo de 30 minutos al día durante 5 días a la semana.
  • Mantener un peso (IMC) adecuado, sobre todo tras la menopausia. El IMC ideal para reducir el riesgo de cáncer de mama está entre 18,5 y 24,9 Kg/m2.
  • Cuanto menos alcohol mejor….. El riesgo es proporcional al volumen de su ingesta y se incrementa de forma sustancial a partir de 2 o más bebidas diarias.
  • Mantener una dieta mediterránea típica: Alta ingesta de frutas, legumbres, hortalizas, vegetales y cereales integrales, reducir el consumo de carnes rojas y evitar cocinarlas a altas temperaturas. A ser posible consumir alimentos ecológicos u orgánicos.
  • Evitar en lo posible la exposición a radiaciones ionizantes. El riesgo es mucho mayor con las exposiciones antes o durante la pubertad y la dosis es acumulativa. Recuerda, conviene no presionar a los profesionales sanitarios para no realizar pruebas innecesarias.
  • Tabaquismo. El tabaco es considerado como la causa de muchos tipos de cáncer en adultos. No empieces a fumar. Si eres fumadora, intenta abandonarlo, si no puedes sola, pide ayuda a tu médico.
  • Sí tienes que tomar terapia hormonal sustitutiva tras la menopausia, hazlo el menor tiempo posible. Su uso prolongado en el tiempo se relaciona con un aumento del riesgo de padecer cáncer de mama.
MANTÉN ESTILOS DE VIDA SALUDABLES, UNA ALIMENTACIÓN EQUILIBRADA Y ACTIVIDAD FÍSICA DIARIA. Ampliar información